El índice de “Calidad de vida durante la crisis del COVID-19”, fue
elaborado por un equipo multidisciplinario de profesionales del
observatorio Gente en Movimiento.
Este centro de estudios tiene como fin estudiar distintas problemáticas de
la Ciudad de Buenos Aires, con el objetivo de pensar y planificar políticas
públicas efectivas y con impacto real.
Índice de calidad de vida durante la crisis del COVID -19. Edición Verano.
Esta edición del índice de calidad estará enfocada en la situación del
verano en la Ciudad de Buenos Aires, él aumento de casos de COVID-19 y
la dificultad que plantea la falta de espacios verdes para las medidas de
distanciamiento y para evitar aglomeraciones.
Esta entrega retoma información presentada en los informes VI y VII, pero
que a la luz de la coyuntura cobran otra importancia.


A. Vacaciones en la Ciudad
Como mencionamos en el informe anterior, y retomamos en este, el 75%
de los porteños no se irá de vacaciones este año, a diferencia del año
pasado donde el 57% si lo hizo (Gráfico 1). Este dato es relevante para
pensar el aumento de casos en la Ciudad de Buenos Aires. Actualmente la
agenda pública pone la atención en los principales puntos turísticos como
principales focos de contagio y como explicación para el aumento de
casos.
Sin embargo, con el dato de que la mayor parte de los porteños
vacacionarán en la Ciudad, sugerimos poner el foco en ciertas
características urbanísticas para pensar el aumento de contagios, del cual
la Ciudad no es ajeno.
Como ya mencionamos en la entrega anterior los espacios verdes en la
Ciudad son históricamente insuficientes. Esto toma especial importancia en
el contexto actual donde los espacios abiertos son fundamentales para
asegurar un correcto esparcimiento, minimizando el riesgo de contagio.
Es por eso que desde el Observatorio señalamos que la combinación de
una escasa cantidad de espacios verdes, junto con una gran cantidad de
porteños que se quedarán en la Ciudad durante el verano no puede ser
una buena noticia para prevenir los contagios de coronavirus.
A continuación, una descripción de la cantidad de espacios verdes en
nuestra Ciudad.


Gráfico 1: Se fue vacaciones el año pasado, planea irse este año.

B. La escasez de espacios verdes favorece las aglomeraciones de
personas


La pandemia y las medidas de distanciamiento social le dieron a los
parques de la Ciudad una nueva importancia. Restringidas las reuniones
numerosas en lugares cerrados, por el riesgo de contagio que implican, los
parques y plazas se revitalizaron como puntos de encuentro. Esto cobra
especial importancia en los meses de verano. Especialmente en este
dónde, como ya sabemos, la mayor parte de los porteños se quedarán en
la Ciudad.
En las últimas semanas se hicieron conocidas imágenes de los festejos de
Noche Buena y Año Nuevo en los parques de la Ciudad, dónde había
grandes aglomeraciones de personas, lo que implicaba un riesgo para el
contagio. Estas escenas revelan una característica urbanística de la
Ciudad que lleva años: la falta de parques y espacios verdes en la Ciudad
De acuerdo con nuestro relevamiento tenemos que el 47% de los vecinos
de la Ciudad consideran insuficientes los espacios verdes de su barrio
(Gráfico 2). Esta carencia es aún más fuerte en la zona centro de la
Ciudad, donde el 58% de sus vecinos consideran insuficientes los espacios
verdes en su barrio (Gráficos 3).
Estos guarismos se condicen con las cifras oficiales. La Organización
Mundial de la Salud recomienda 9 metros cuadrados de espacios verdes
por habitante, la Ciudad tiene tan solo 6.
A su vez, como señalamos en informes anteriores la cantidad de espacios
verdes tampoco está correctamente distribuida. Si vemos el gráfico 4, que
nos muestra la cantidad de metros cuadrados de espacios verdes por
habitante por comuna en los años 2008 y 2018, tenemos que en la Ciudad
conviven comunas con tan solo 20 o 40 centímetros por habitante, como
las comunas 3 y 5, otras como la 1 y la 8 que tienen 18 y 14 metros
cuadrados por habitante, respectivamente. La mala distribución de
espacios verdes es importante también porque implican mayores
desplazamientos de los vecinos de la zona centro o una mayor
concentración en ciertas zonas.
El gráfico 5 nos muestra la cantidad de hectáreas de espacios verdes por
zonas y en el total de la Ciudad. En términos agregados, de 2008 a 2018 la
Ciudad aumentó un 1,5% sus espacios verdes, aunque si tenemos en
cuenta el crecimiento poblacional, per cápita la cantidad de espacios
verdes se mantiene estancada. Esto nos da cuenta de que la falta de
espacios verdes es un problema urbanístico presente hace al menos un
década.


Gráfico 2: Cantidad de espacios verdes en tu barrio


Gráfico 3: Cantidad de espacios verdes en tu barrio. Por zona.

Gráfico 4: Metros cuadrados de espacios verde por habitante por comuna (2008- 2018)

Gráfico 5: Hectáreas de espacios verdes por zona y total de la Ciudad
(2008-2018)

C. Conclusiones
Como insistimos en cada entrega de este informe, el objetivo del
Observatorio es generar información estadística sobre distintas
problemáticas que afectan a la Ciudad de Buenos Aires. Este informe, más
breve que los anteriores, recopila información de otras entregas para dar
cuenta de una situación: la organización urbanística de la Ciudad influye
en la capacidad de respetar las medidas de distanciamiento social.
El crecimiento de casos en el país ya es un hecho y la Ciudad no está
exenta. Parte de la discusión pública pone el foco en la temporada de
verano. Pero en la Ciudad el 75% de los porteños no se irán de vacaciones,
por lo que es necesario mirar lo que ocurre al interior de la Ciudad. Es por
eso, que ponemos el foco en la dificultad que puede implicar la escasez
de parques para evitar aglomeraciones.
Estos datos son insumos a disposición para pensar el verano y la Ciudad
que se viene, con espacios verdes, de calidad, accesibles, seguros para los
porteños y que permitan cumplir las medidas de distanciamiento social al
aire libre.


Ficha técnica
Metodología
Representación sociodemográfica

  • Esta edición del informe de “Índice de Calidad de Vida durante la crisis del COVID-19 en CABA-Edición Verano” del Observatorio Gente en Movimiento se hizo en base a una encuesta probabilística, estratificada según, tamaño de población, sexo, edad y nivel educativo.
  • La representación en base a estas variables se hace según los dispuesto por la literatura especializada en opinión pública y análisis estadístico. Estas son variables objetivas y que conocemos sus valores para el total del universo a estudiar. Esto nos permitió crear una muestra representativa de 600, quedando así un margen de error de4%.
  • A continuación, un cuadro descriptivo de la distribución según variables socio demográficos de los casos del estudio

Representación territorial

  • Sumado a los criterios sociodemográficos de representación, el estudio sumó un criterio territorial. Esto para tener una representación equilibrada de la ciudad y evitar sesgos geográficos hacia sectores con mayor acceso a teléfonos fijos o con mayor propensión a atenderlos.
  • Esto toma especial importancia en la Ciudad de Buenos Aires donde la penetración de telefonía fija e internet varía entre las distintas comunas. Para evitar este problema se establecieron cuotas representativas según el peso demográfico de cada uno de estos sectores. A continuación, un cuadro descriptivo de la distribución geográfica de los casos.
  • A continuación, un mapa que grafica la división geográfica utilizada para realizar esta muestra

Herramienta utilizada

  • Para recolectar la información se uso como instrumento el Interactive Voice Response (IVR). Dado el contexto de distanciamiento social y al ser la Ciudad de Buenos Aires el distrito con mayor penetración telefónica, este instrumento de recolección resulta adecuado y representativo para los objetivos de este estudio.