El índice de “Calidad de vida durante la crisis del COVID-19”, fue elaborado
por un equipo multidisciplinario de profesionales del Observatorio Gente en movimiento.
Este centro de estudios tiene como fin estudiar distintas problemáticas de la
Ciudad de Buenos Aires, con el objetivo de pensar y planificar políticas
públicas efectivas y con impacto real.

Índice de calidad de vida durante la crisis del COVID -19.
Esta novena entrega del índice continúa indagando y generando
información estadística sobre la calidad de vida de los porteños durante la
pandemia del COVID-19.
La primera entrega de este índice indagó principalmente sobre cómo la
crisis del COVID-19 había expuesto y profundizado las desigualdades
económicas existentes en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
La segunda entrega de este índice puso el foco en las problemáticas ligadas
a los cuidados de niños y ancianos.
La tercera entrega estuvo centrada en los desafíos educativos que planteo
la pandemia, el impacto de la cuarentena en términos anímicos y el miedo
al contagio que existe tanto en adultos como en jóvenes.
La cuarta entrega indagó sobre las dificultades económicas producto de la
pandemia y cómo estas presenta desafíos para la gobernabilidad y los
servicios públicos en la Ciudad de Buenos Aires.
La quinta entrega puso el foco en el acceso a los servicios públicos, la
seguridad y los desafíos que plantea el teletrabajo para la Ciudad.
La sexta entrega se enfocó en la disposición de espacios verdes en la
Ciudad de Buenos Aires.
La séptima entrega puso el foco en la situación de la inseguridad, a la luz de
una serie de hechos trágicos, y sobre las vacaciones en la Ciudad de Buenos
Aires.
La octava entrega, inauguró la primera edición del verano e indagó sobre
la relación que existe entre la falta de espacios verdes y las dificultades que
esto genera para asegurar el correcto distanciamiento social.
Este noveno informe, también parte de la colección de verano, se enfocará
en dos cuestiones cruciales para la calidad de vida en las Ciudad: la
inseguridad y el transporte. Con respecto a la inseguridad, retomaremos
líneas de investigación propias del observatorio. Por otra parte, haremos un
breve análisis sobre la situación del transporte en la Ciudad de Buenos Aires para luego medir el impacto de los recientes aumentos.

A. La inseguridad en la Ciudad de Buenos Aire sigue aumentando
Desde el mes de abril en el Observatorio venimos analizando la situación de
la inseguridad en la Ciudad de Buenos Aires. En aquel entonces la agenda
estaba tomada por la situación del COVID-19. Como fuimos observando en
distintos estudios la inseguridad fue escalando en las prioridades de los
porteños (Gráfico 1). Fue así como desde el mes de septiembre es
considerada la principal prioridad de los porteños. Hoy, a pesar de haber la
misma cantidad de contagios que en el pico de agosto, la inseguridad
empata con la salud, ambas como prioridad para el 23% de los ciudadanos
de la Ciudad.
A su vez, en el observatorio generamos otros indicadores que den cuenta
de la situación de la inseguridad. El trabajo en pos de generar indicadores
de seguridad fue impulsado por la falta de indicadores oficiales
actualizados. Los últimos datos disponibles en el Mapa del Delito de la
Ciudad datan de diciembre del 2019, es decir ha pasado más de un año y
una pandemia de por medio.
Nuestros indicadores muestran un deterioro constante de la seguridad
ciudadana en la Ciudad de Buenos Aires. Como vemos en el gráfico 2, en
nuestro relevamiento del mes de enero, un 57% de los porteños considera
que la inseguridad empeoró en los últimos 3 meses. Este deterioró no es
nuevo. Como venimos señalando en nuestros últimos informes, el deterioró
de la seguridad es una constante al menos desde el mes de septiembre
(Gráfico 3).
Por otra parte, este deterioró no es uniforme en toda la Ciudad. En las
comunas del sur (4,8 y 9) la situación de la inseguridad parece empeorar
aún más. Mientras que en el total de la Ciudad un 57% considera que la
inseguridad empeoró, en la zona sur este güarismo llega el 60%.


Gráfico 1: Prioridades de los porteños. Evolutivo abril – enero

Gráfico 2: Situación de la inseguridad con respecto a 3 meses atrás

Gráfico 3: Situación inseguridad. Evolutivo.

Grafico 4: Situación inseguridad por zona

B. Miedo a caminar por la calle, otro indicador de la inseguridad en la
Ciudad

Cómo ya señalamos, el gran problema para encarar la inseguridad desde
las políticas públicas es la carencia de datos actualizado. Es por eso que
desde el Observatorio buscamos medirlo y graficarlo desde distintos ángulos.
Al no tener información sobre el 2020 una manera de aproximarse a la
situación actual, es indagar en qué medida los vecinos de la Ciudad tiene
más, igual o menos miedo a salir a la calle con respecto al período previo a
la pandemia. En este sentido los datos son esclarecedores: un 44% de los
porteños tiene más miedo a salir a la calle por cuestiones de seguridad, con
respecto al período previo a la pandemia (Gráfico 5).
Por otra parte, pareciera existir un clivaje de género en el fenómeno de la
inseguridad actual. Entre las mujeres este temor aumentó aún más, llegando al 52% de las ciudadanas, mientras que alcanza entre los hombres al 34% (Gráfico 6).
Como ya mencionamos en los informes anteriores sobre esta cuestión, la
inseguridad es un fenómeno complejo que requiere de abordajes
específicos para cada tipo de situación. El hecho de que hoy las mujeres
teman más que los hombres transitar la vía pública requiere de políticas
específicas que traten esta cuestión.

Gráfico 5: Miedo a caminar por la calle con respecto a antes de la
pandemia

Gráfico 6: Miedo a caminar por la calle – Por género

C. Transporte en la Ciudad: 1 de cada 3 porteños buscará alternativas
más económicas

Los recientes aumentos de subte, taxis, parquímetros pusieron en el centro
del debate el transporte en la Ciudad. Desde el Observatorio nos propusimos estudiar qué impacto que tendría esta medida en el transporte en la Ciudad.
De acuerdo con nuestro relevamiento, 1 de cada 3 porteños ante los nuevos
aumentos buscarán un medio de transporte más económico (Gráfico 7).
Este cambio viene a reforzar una cuestión estructural presente en la Ciudad
de Buenos Aires: el uso de los transportes está definido por el poder
adquisitivo y no por una oferta de transporte público superadora. Esto lo
vemos por ejemplo en ejemplo en el gráfico 8, de la Encuesta de Movilidad
Domiciliaria (2010). Se observa que existe una relación entre tipo de
transporte y quintil de ingresos: los quintiles más bajos usan mucho más el
transporte público que los altos.
Es decir, que en la Ciudad no hay un entramado de transporte accesible y
de calidad. El transporte pública se utiliza en mayor medida cuando el
bolsillo no permite otras opciones y no por su calidad o efectividad.
Esto se ve también que en los últimos 10 años el parque automotor de la
Ciudad pasó de 1.094.202 a 1.553.7671, es decir aumentó del 42%. El uso del
auto particular en las grandes Ciudades no es síntoma de progreso sino por
lo contrario, ilustra las faltantes que hay en la oferta de transporte público.
Estas falencias en el entramado de transporte público llevaron a un
crecimiento del uso del automóvil particular, que tiene externalidades
negativas para el resto de la ciudad (inseguridad vial, uso excesivo del
espacio por persona trasladada, contaminación acústica y del aire). Hoy,
los nuevos aumentos, que podrían desincentivar el uso del auto, no vinieron aparejados de políticas de transporte que acompañen estos cambios.

Gráfico 7: Cambio de transporte ante los nuevos aumentos

Gráfico 8: Tipo de transporte por quintil de ingresos

D. Conclusiones

Como insistimos en cada entrega de este informe, el objetivo del
Observatorio es generar información estadística sobre distintas
problemáticas que afectan a la Ciudad de Buenos Aires.
Desde el Observatorio generamos distintos indicadores que den cuenta de
la calidad de vida en la ciudad. De acuerdo a nuestro último relevamiento
el 43% de los porteños si pudieran se irían a vivir a otra Ciudad, porcentaje
que se mantiene estable desde el mes de julio. Esto muestra un descontento
con la calidad de vida de los porteños en su ciudad.
En el Observatorio entendemos que la Calidad de Vida es un concepto
multidimensional. Es por eso que en cada entrega buscamos indagar sobre
distintos aspectos que la conforman. En esta oportunidad volvimos sobre la
cuestión de la inseguridad, que como vimos en los últimos meses está en el
tope de prioridades de los porteños. Por otra parte, y de la mano de la
coyuntura hicimos un breve repaso sobre la situación del transporte en la
Ciudad. Donde, ante la falta de una red de transporte público eficiente, la
movilidad está determinada por cuestiones económicas. En lugar de
incentivar el uso del transporte público mejorando su oferta, pareciera que
el foco está en hacerlo por medio de incentivos económicos. Esto sin una
política que acompañe esta nueva demanda por alternativas más
económicas.

Ficha técnica
Metodología

Representación sociodemográfica
• El noveno informe de “Índice de Calidad de Vida durante la crisis del
COVID-19 en CABA” del observatorio Gente en Movimiento se hizo en
base a una encuesta probabilística, estratificada según, tamaño de
población, sexo, edad y nivel educativo.
• La representación en base a estas variables se hace según los
dispuesto por la literatura especializada en opinión pública y análisis
estadístico. Estas son variables objetivas y que conocemos sus valores
para el total del universo a estudiar. Esto nos permitió crear una
muestra representativa de 600, quedando así un margen de error de
4%.
• A continuación, un cuadro descriptivo de la distribución según
variables socio demográficos de los casos del estudio

Representación territorial
• Sumado a los criterios sociodemográficos de representación, el
estudio sumó un criterio territorial. Esto para tener una representación
equilibrada de la ciudad y evitar sesgos geográficos hacia sectores
con mayor acceso a teléfonos fijos o con mayor propensión a
atenderlos.
• Esto toma especial importancia en la Ciudad de Buenos Aires donde
la penetración de telefonía fija e internet varía entre las distintas
comunas. Para evitar este problema se establecieron cuotas
representativas según el peso demográfico de cada uno de estos
sectores. A continuación, un cuadro descriptivo de la distribución
geográfica de los casos.

A continuación, un mapa que grafica la división geográfica utilizada para
realizar esta muestra

Herramienta utilizada
• Para recolectar la información se uso como instrumento el Interactive
Voice Response (IVR). Dado el contexto de distanciamiento social y al
ser la Ciudad de Buenos Aires el distrito con mayor penetración
telefónica, este instrumento de recolección resulta adecuado y
representativo para los objetivos de este estudio.


El cuestionario
El cuestionario de este trabajo de campo estaba compuesto por 23
preguntas cerradas, con opciones de respuesta exhaustivas y excluyentes.
De estas 23 preguntas, 3 corresponden a las variables sociodemográficas
(Sexo, Edad y Nivel Educativo), la información de 7 de ellas fue utilizadas
para este informe, y el resto están siendo analizadas para futuros reportes.