El índice de “Calidad de vida durante la crisis del COVID-19”, fue
elaborado por un equipo multidisciplinario de profesionales del
observatorio Gente en Movimiento.
Este centro de estudios tiene como fin estudiar distintas problemáticas
de la Ciudad de Buenos Aires, con el objetivo de pensar y planificar
políticas públicas efectivas y con impacto real.

Índice de calidad de vida durante la crisis del COVID -19.
Esta séptima entrega del índice continúa indagando y generando
información estadística sobre la calidad de vida de los porteños durante
la pandemia del COVID-19.
La primera entrega de este índice indagó principalmente sobre cómo la
crisis del COVID-19 había expuesto y profundizado las desigualdades
económicas existentes en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
La segunda entrega de este índice puso el foco en las problemáticas
ligadas a los cuidados de niños y ancianos.
La tercera entrega estuvo centrada en los desafíos educativos que
planteo la pandemia, el impacto de la cuarentena en términos anímicos
y el miedo al contagio que existe tanto en adultos como en jóvenes.
La cuarta entrega indagó sobre las dificultades económicas producto
de la pandemia y cómo estas presenta desafíos para la gobernabilidad
y los servicios públicos en la Ciudad de Buenos Aires.
La quinta entrega puso el foco en el acceso a los servicios públicos, la
seguridad y los desafíos que plantea el teletrabajo para la Ciudad.
La sexta entrega puso el foco en el impacto en la calidad de vida de los
espacios verdes.
Este informe tocará diversos temas, algunos estructurales de la Ciudad y
otros ligados a la coyuntura. En la primera sección, haremos un repaso
de los indicadores generales de Calidad de vida. Luego, retomaremos
nuestra línea de investigación sobre la inseguridad, que por el asesinato
de un ciudadano armenio en el barrio de Retiro, tomó por completo la
agenda de la Ciudad. En una tercera sección haremos un análisis sobre
cómo será el próximo verano en la Ciudad: las falencias y fortalezas de
los espacios de esparcimiento para un verano dónde el 75% de los
habitantes se quedarán en la Ciudad. Luego, retomaremos nuestro
indicador mensual de la situación de los inquilinos. Por último, daremos
una breve pantallazo sobre la situación del aborto en la Ciudad.


A. Calidad de vida en la Ciudad de Buenos Aires
Como venimos señalando en cada informe, el objetivo del Observatorio
es generar información estadística para realizar políticas en la Ciudad
que mejoren la calidad de vida. Por eso, también creemos necesario
generar macro indicadores que sirvan para medir continuamente el
nivel general de calidad de vida.
En esta oportunidad presentamos dos indicadores, que creemos
necesarios continuar a lo largo del tiempo para tener una mirada
general sobre el nivel de vida en la Ciudad.
El primero es el porcentaje de porteños que si pudieran se irían a vivir a
otra ciudad. Como podemos ver en el Gráfico 1, aún casi la mitad de
los porteños (el 45%) se irían de la Ciudad. Si vemos la evolución desde
el mes de julio (Gráfico 2) y teniendo en cuenta el margen de error de
de este tipo de estudio (4%) la cantidad de porteños que si pudieran se
irían de la Ciudad se mantiene y casi llega a la mitad de la población.
El hecho de que se mantengan los valores es un indicador en si mismo.
En el mes de julio se podría haber pensado que ese porcentaje estaba
“contaminado” o “inflado” por el hecho de que había en aquel
entonces mayores restricciones, por las medidas sanitarias de
aislamiento. Hoy en día con la mayor cantidad de actividades laborales
y recreativas habilitadas, con la Ciudad habiendo dejado atrás el ASPO,
el porcentaje de porteños deseosos de partir se mantiene. Esto nos
puede indicar que el descontento con la vida en la Ciudad de Buenos
Aires trasciende a la coyuntura y responde a falencias estructurales de
la Ciudad de Buenos Aires.
Esto mismo se corrobora observando el segundo indicador de calidad
de vida. El 42% de los porteños sostiene que, en términos generales, la
calidad de vida en la Ciudad de Buenos Aires empeoró con respecto al
año pasado. Tan solo un 15% sostiene que mejoró (Gráfico 3). A su vez,
este indicador pareciera no estar atado la coyuntura: desde octubre por
encima del 40% de los porteños sostiene que la calidad de vida
empeoró con respecto al año pasado.

Gráfico 1: Irse de la Ciudad

Gráfico 2: Irse de la Ciudad. Evolutivo Julio – Diciembre

Gráfico 3: Calidad de vida en la Ciudad con respecto año pasado

Gráfico 4: Calidad de vida en la Ciudad con respecto año pasado.
Evolutivo

B. La seguridad se consolida como la principal preocupación

Desde el mes de abril venimos midiendo en el observatorio las
prioridades de los porteños, que como veremos mutaron totalmente. En
el mes de abril tan solo el 7% de los porteños pensaba que la prioridad
debía ser la inseguridad, la prioridad primera era la salud con el 40%. En
esta última edición del índice de Calidad de Vida, la inseguridad está
primera en el podio de prioridades (25%) y la salud quedó en el tercer
lugar con el 18% (Gráfico 5).
Cómo veremos en la próxima sección dedicada exclusivamente a la
inseguridad veremos que estos cambios en las
prioridades/preocupaciones de los porteños no deberían sorprendernos.
La inseguridad viene en ascenso sin freno en la Ciudad de Buenos Aires.


Gráfico 5: Prioridades de los porteños

C. La inseguridad no es noticia nueva

El asesinato de Dimitri Amiryan puso en el centro de escena la
inseguridad en la Ciudad de Buenos Aires. Como ya hemos
mencionado en los informes de Seguridad Ciudadana del Observatorio,
esta problemática suele tratarse de manera reactiva. Es decir, en lugar
de planificar y ejecutar medidas en base a la evidencia empírica, las
dirigencias suelen reaccionar ante hechos que conmocionan a la
opinión pública, cómo fue el trágico asesinato de Amiryan.
El hecho de que la inseguridad sea una prioridad tiene un correlato
explícito con los datos que venimos aportando desde el Observatorio.
Desde el mes de septiembre la inseguridad viene empeorando, según
nuestras métricas. Nuestro último relevamiento nos indica que el 51% de
los porteños considera que la inseguridad empeoró en los últimos 3
meses. Como vemos en el gráfico 6, este güarismo no baja del 50%
desde el mes de septiembre.
Relacionado con lo desarrollado en el apartado anterior, esta ronda de
campo arrojó resultados llamativos. En plena pandemia del COVID-19,
los porteños temen más sufrir un hecho delictivo que contagiarse de
COVID (Gráficos 7 y 8). El 89% de los porteños temen sufrir un hecho de
inseguridad, mientras que el 81% teme contagiarse de coronavirus. A su
vez, si observamos la intensidad de este temor, vemos que la de sufrir un
hecho de inseguridad es mucho mayor: el 52% de los porteños teme
mucho sufrir un hecho de inseguridad, mientras que solo el 41% teme
mucho contagiarse de COVID-19

Gráfico 6: Evolución inseguridad en los últimos tres meses. Evolutivo

Gráfico 7: Temor a sufrir un hecho de inseguridad

Gráfico 8: Temor a contagiarse coronavirus

D. Vacaciones en la Ciudad

En el último informe del Observatorio realizamos una extensa
descripción de los espacios verdes (o la falta de ellos) en la Ciudad.
Vale la pena recordar algunas cifras:

  • La Ciudad de Buenos Aires tiene 6 metros cuadrados de
    espacios verdes por habitante, la OMS recomienda 9 y la
    Ciudad de Rosario tiene 12.
  • El 47% de los vecinos consideran insuficientes los
    espacios verdes de su barrio.
  • A su vez, los espacios verdes no están distribuidos de
    manera equitativa. En la zona centro el 58% de los
    vecinos consideran insuficientes los espacios verdes de
    su barrio.
  • Esto se condice con las cifras oficiales. En la Ciudad
    conviven comunas con 18 metros cuadrados de
    espacios verdes, como la 1, con otras con 20 o 40
    centimetros cuadrados por habitante, como las comunas
    3 y 5.
  • A su vez, en los últimos 10 años los espacios verdes en la
    Ciudad solo aumentaron un 1,5%, lo que los mantiene en
    el mismo lugar si tenemos en cuenta el crecimiento
    poblacional natural.
    En este informe surgen una serie de complementos y cuestiones para
    poner en perspectiva y comprender la importancia de los espacios
    verdes en la Ciudad.
    Una serie de datos ponen en relieve la importancia de los espacios
    verdes, sobre todo en la coyuntura actual. En primer lugar, por la
    pandemia del COVID-19 las plazas y los parques son lugares centrales
    para evitar la propagación del virus. Al recomendarse priorizar las
    actividades sociales y lúdicas en espacios abiertos, los espacios verdes
    cobran una relevancia especial
    Por otro lado, el dato más llamativo de la investigación es que el 75% de
    los porteños no se irán de vacaciones este año. Esto es un aumento
    enorme si comparamos con el año pasado, dónde el 57% de los
    porteños sí se pudieron ir de vacaciones (Gráfico 9).
    Por otra parte, entre quienes se quedan el 42% consideran insuficientes
    los espacios de ocio y esparcimiento (Gráfico 10). Este dato junto a las
    faltantes de espacios verdes antes mencionados, cobra una especial
    relevancia en un verano que se espera que sea más caluroso que la
    media y con la mayor parte de los porteños dentro de la Ciudad1.

    Gráfico 8: Se fue vacaciones el año pasado, planea irse este año

Gráfico 9: Los espacios de ocio y esparcimiento, ¿son suficientes o
insuficientes para pasar el verano en la Ciudad?. Personas que se
quedarán durante el verano

E. Inquilinos: un drama anunciado

Desde el observatorio venimos siguiendo la situación de los inquilinos
desde el mes de abril. Como vemos en el gráfico 10, desde ese mes
hasta la fecha entre un 50% y 60% los inquilinos de la Ciudad sostuvieron
que no estarían en condiciones de pagar el próximo alquiler, mostrando
una gran dificultad para poder hacerle frente al alquiler cada mes.
Estas últimas semanas surgieron estudios complementarios a este
fenómeno que venimos observando desde el Observatorio. En primer
lugar, de acuerdo al relevamiento realizado por la asociación civil
“Inquilinos Agrupados” tenemos que los inquilinos gastan el 56% de los
ingresos del hogar en pagar el alquiler. Esto nos dice que si en un hogar
hay dos sueldos uno de ellos va enteramente al alquiler. A su vez, el 40%
de los inquilinos está endeudado.
A estos se les suman los aumentos en los alquileres. En lo que va del año
los alquileres aumentaron un 57% en la Ciudad de Buenos Aires. Es decir
25% por encima de la inflación. Esto nos lleva a la situación actual
dónde, en promedio, un departamento dos ambientes de 50 metros
cuadrados salga 29 mil pesos por mes2. A su vez, esto nos lleva al dato
arrojado en nuestra última ronda de campo: el 58% de los inquilinos de
la Ciudad no podrán pagar el próximo alquiler.

Gráfico 10: Situación frente al alquiler. Evolutivo

F. Aborto en la Ciudad

Desde el Observatorio solemos apartarnos de los temas de coyuntura
para avocarnos a analizar factores estructurales que hacen a la calidad
de vida. Este apartado será de las pocas excepciones.
Como es sabido el proyecto por la Legalización de la Interrupción
Voluntaria del Embarazo (IVE) será prontamente debatido en la cámara
de diputados. Dado que los abortos actualmente ocurren en la
clandestinidad, no existen cifras certeras de cuántos se practican en la
Ciudad de Buenos Aires. Ante esto, desde el observatorio nos
propusimos aproximarnos a la cifra para tener una dimensión del
fenómeno. Según nuestros números el 36% de los porteños se hizo o
conoce a alguien que se practicó un aborto (Gráfico 11).
Otro dato llamativo es que entre quienes se hicieron o conocen a
alguien que se practicó un aborto, el 83% está a favor del proyecto de
ley que está por tratarse en el Congreso. Por lo contrario, quienes no
conocen a nadie que se haya practicado un aborto el rechazo al
proyecto de ley es del 63%.
Es posible que el hecho de que la gente conozca a alguien que se
practicó un aborto tenga un impacto en su postura y comprenda la
necesidad de atravesar ese proceso fuera de la clandestinidad y
acompañado.


Gráfico 11: ¿Usted o alguien de su entorno se practicó un aborto?

G. Conclusiones

Esta entrega termina recordando la finalidad del Observatorio: otorgar
instrumentos y estadísticas que permitan generar políticas para mejorar
la calidad de vida de los porteños. Como vimos en los indicadores
generales de calidad de vida aún queda un largo camino por recorrer.
Este informe se enfocó en tres cuestiones claves que hacen a la calidad
de vida en una ciudad: seguridad, ocio y vivienda.
El asesinato del ciclista de retiro conmocionó a la agenda mediática,
pero como vimos el problema antecede a este trágico hecho y son
necesarias medidas profundas para enfrentarlo.
Lo mismo ocurre con los espacios verdes. Distintos especialistas señalan
hace tiempo las faltantes que hay en la Ciudad. Pero este año por la
pandemia y el hecho de que el 75% de los porteños no vayan a irse de
la Ciudad en el verano, la falta de parques en todos las zonas de la
Ciudad se puso en evidencia.
Una dinámica similar está ocurriendo con los alquileres. Desde el mes
de abril que ponemos a disposición información que da cuenta de la
difícil situación de los inquilinos. Hoy la situación es cada vez más difícil
y se dejó pasar un año dónde los alquileres superaron por 25 puntos a la
inflación.
Desde el Observatorio continuaremos trabajando y generando
información que nos permitan actuar con celeridad e información frente
a las dificultades que afrontan a los porteños. Con el objetivo último de
no esperar a que el problema tenga una gravedad irreversible sino
actuar en base a evidencia cuanto antes.

Ficha técnica

Metodología

Representación sociodemográfica

  • El cuarto informe de “Índice de Calidad de Vida durante la crisis del COVID-19 en CABA” del observatorio Gente en Movimiento se hizo en base a una encuesta probabilística, estratificada según, tamaño de población, sexo, edad y nivel educativo.
  • La representación en base a estas variables se hace según los dispuesto por la literatura especializada en opinión pública y análisis estadístico. Estas son variables objetivas y que conocemos sus valores para el total del universo a estudiar. Esto nos permitió crear una muestra representativa de 600, quedando así un margen de error de 4%.
  • A continuación, un cuadro descriptivo de la distribución según variables socio demográficos de los casos del estudio

Representación territorial

  • Sumado a los criterios sociodemográficos de representación, el estudio sumó un criterio territorial. Esto para tener una representación equilibrada de la ciudad y evitar sesgos geográficos hacia sectores con mayor acceso a teléfonos fijos o con mayor propensión a atenderlos.
  • Esto toma especial importancia en la Ciudad de Buenos Aires donde la penetración de telefonía fija e internet varía entre las distintas comunas. Para evitar este problema se establecieron cuotas representativas según el peso demográfico de cada uno de estos sectores. A continuación, un cuadro descriptivo de la distribución geográfica de los casos.
  • A continuación, un mapa que grafica la división geográfica utilizada para realizar esta muestra

Herramienta utilizada

  • Para recolectar la información se uso como instrumento el Interactive Voice Response (IVR). Dado el contexto de distanciamiento social y al ser la Ciudad de Buenos Aires el distrito con mayor penetración telefónica, este instrumento de recolección resulta adecuado y representativo para los objetivos de este estudio.

El cuestionario

El cuestionario de este trabajo de campo estaba compuesto por 23
preguntas cerradas, con opciones de respuesta exhaustivas y
excluyentes. De estas 27 preguntas, 3 corresponden a las variables
sociodemográficas (Sexo, Edad y Nivel Educativo), la información de 12
de ellas fueron utilizadas para este informe, y el resto están siendo
analizadas para futuros reportes.