El índice de “Calidad de vida durante la crisis del COVID-19”, fue elaborado
por un equipo multidisciplinario de profesionales del observatorio Gente en
Movimiento.
Este centro de estudios tiene como fin estudiar distintas problemáticas de la
Ciudad de Buenos Aires, con el objetivo de pensar y planificar políticas
públicas efectivas y con impacto real.

Índice de calidad de vida durante la crisis del COVID -19.

Esta sexta entrega del índice continúa indagando y generando información
estadística sobre la calidad de vida de los porteños durante la pandemia
del COVID-19.
La primera entrega de este índice indagó principalmente sobre cómo la
crisis del COVID-19 había expuesto y profundizado las desigualdades
económicas existentes en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
La segunda entrega de este índice puso el foco en las problemáticas ligadas
a los cuidados de niños y ancianos.
La tercera entrega estuvo centrada en los desafíos educativos que planteo
la pandemia, el impacto de la cuarentena en términos anímicos y el miedo
al contagio que existe tanto en adultos como en jóvenes.
La cuarta entrega indagó sobre las dificultades económicas producto de la
pandemia y cómo estas presenta desafíos para la gobernabilidad y los
servicios públicos en la Ciudad de Buenos Aires.
La quinta entrega puso el foco en el acceso a los servicios públicos, la
seguridad y los desafíos que plantea el teletrabajo para la Ciudad.
Esta sexta entrega se enfocará en la disposición de espacios verdes en la
Ciudad de Buenos Aires. A su vez, daremos cuenta de una situación que se
aproxima y que mostrará aún más la falta de espacios verdes en la Ciudad:
la mayor parte de los porteños se quedará este verano en la Ciudad.


A. Una deuda pendiente: espacios verdes para los vecinos de la Ciudad
La pandemia y las medidas de distanciamiento social les dieron a los
parques de la Ciudad una nueva importancia. Restringidas las reuniones
numerosas en lugares cerrados, por el riesgo de contagio que implican, los
parques y plazas se revitalizaron como puntos de encuentro.
En distintos momentos se difundieron en redes sociales imágenes de parques
abarrotadas de gente, lo que implicaba un riesgo para el contagio. Estas
escenas pusieron en evidencia un secreto a voces: la falta de espacios
verdes en la Ciudad de Buenos Aires.

De acuerdo el último relevamiento del observatorio tenemos que el 47% de
los vecinos de la Ciudad consideran insuficientes los espacios verdes de su
barrio (Gráfico 1). Esta carencia es aún más fuerte en la zona centro de la
Ciudad, donde el 58% de sus vecinos consideran insuficientes los espacios
verdes en su barrio (Gráficos 2).
Estos guarismos se condicen con las cifras oficiales. La Organización Mundial de la Salud recomienda 9 metros cuadrados de espacios verdes por habitante, la Ciudad tiene tan solo 6.
A su vez, como señalamos en informes anteriores la cantidad de espacios
verdes tampoco está correctamente distribuida. Si vemos el gráfico 3, que
nos muestra la cantidad de metros cuadrados de espacios verdes por
habitante por comuna en los años 2008 y 2018, tenemos que en la Ciudad
conviven comunas con tan solo 20 o 40 centímetros por habitante, como las comunas 3 y 5, otras como la 1 y la 8 que tienen 18 y 14 metros cuadrados por habitante, respectivamente.

El gráfico 4 nos muestra la cantidad de hectáreas de espacios verdes por
zonas y en el total de la Ciudad. En términos agregados, de 2008 a 2018 la
Ciudad aumentó un 1,5% sus espacios verdes, aunque si tenemos en cuenta el crecimiento poblacional, per cápita la cantidad de espacios verdes se mantiene estancada.

A su vez, vemos que las prioridades no han ido hacia dónde se necesita una
mayor cantidad de espacios verdes. Tenemos que el único sector dónde
crecieron los espacios verdes fue en la zona norte de la Ciudad. Mientras
que en la zona centro la cantidad de hectáreas de disminuyó un 5%, donde
actualmente hay solo 3,9 metros cuadrados de espacios verdes por
habitante y si descontamos la Comuna 1 que tiene la reserva ecológica esta
cifra baja 1,9 metros cuadrados. En la zona sur hubo una merma de espacios
verdes del 15%. Siendo la zona más desfavorecida socialmente y cobrando
entonces una especial importancia la calidad y cantidad de espacios
verdes para los sectores vulnerables, sobre todo los niños. Esto último fue
corroborado por la revista The Lancet, en 2017 al afirmar que “Las personas
que viven en áreas rodeadas de verde reducen en un 20% la posibilidad de
sufrir enfermedades mentales, mientras que los niños cuyas escuelas están
cerca de espacios verdes mejoraron un 6% su memoria”.


Gráfico 1: Cantidad de espacios verdes en tu barrio

Gráfico 2: Gráfico 5: Cantidad de espacios verdes en tu barrio. Por zona.

Gráfico 3: Metros cuadrados de espacios verde por habitante por comuna (2008- 2018)2

Gráfico 4: Hectáreas de espacios verdes por zona y total de la Ciudad (2008- 2018) 3

B. La calidad de los espacios verdes de la Ciudad

A su vez, los espacios verdes de la Ciudad de Buenos Aires tienen otro
problema: su calidad. De acuerdo con nuestra investigación, el 46% de los
porteños afirman que muchos parques de la Ciudad son puro cemento y
no existen verdaderos espacios verdes para disfrutar del aire libre (Gráfico
5). Este guarismo aumenta al 52% en la zona centro.
Este es otro punto para tener en cuenta: en la Ciudad se contabilizan
como espacios verdes a canteros, plazas y jardines, por más que no haya
acceso o presencia efectiva de pasto y arboles. Esto es importante por dos
razones: en primer lugar, para saber que contamos con menos espacios
realmente verdes de los que efectivamente dicen las estadísticas
agregadas. Como mencionamos se suele decir que tenemos 6 metros cuadrados por habitante, distintas estimaciones que eliminan a canteros, plazoletas y otros lugares no aptos para el ocio estiman que la Ciudad tienen 4,9 metros cuadrados de espacios verdes por habitante. A su vez, contar con espacios realmente verdes cobra importancia como modo de regular las altas temperaturas y absorber lluvias para evitar inundaciones.

Gráfico 5: Posición de entrevistados frente a la afirmación de que la mayor parte de las plazas son puro cemento

C. Una Ciudad de espaldas al Río

Como fuimos señalando a lo largo del informe, la Ciudad tiene un fuerte
déficit de espacios verdes. Esto no es causa de la escasez de espacio físico.
Existen terrenos en la Ciudad que podrían ser transformados en parques y
espacios verdes. Para tener una idea, en los últimos 12 años se vendieron 473
hectáreas de terrenos públicos.
En el último tiempo tomó cierto conocimiento público la venta de terrenos
públicos en Costa Salguero para hacer edificios con vista al río. En este
sentido nuestra investigación arroja resultados reveladores. Como muestra
el gráfico 6, el 53% de los porteños está en contra de la venta de estos
terrenos y el 34% no sabe o no estaba al tanto de la situación. Este segundo
guarismo nos da muestra de que no existe una consulta o participación
ciudadana en lo que respecto a cómo crear espacios verdes de calidad en
la Ciudad.
A su vez, existe una demanda por una mayor apertura de la costa de la
Ciudad de Buenos Aires. Como muestra el gráfico 7 el 66% de los porteños
es consiente de que la Ciudad le da la espalda al río y el acceso al mismo
es difícil lo que dificulta su uso para disfrutar del aire libre.


Gráfico 6; Posición frente a la venta de terrenos en Costa Salguero

Gráfico 7: Dificultad para acceder al río

D. Vacaciones en la Ciudad

Como mencionamos, las medidas de distanciamiento social revitalizaron a
los parques como espacios de encuentro. Otro hallazgo que muestra la
urgencia de crear nuevos parques y acondicionar los existentes es el hecho
que el 65% de los porteños no se irán de vacaciones este verano. Esto
representa un contraste importante con respecto a un año atrás: mientras
que el 59% se fue de vacaciones el verano pasado, únicamente el 26% lo
hará este año
(Gráfico 8).
El esparcimiento y el correcto descanso son parte fundamental de la
calidad de vida. En este sentido es necesario que existan espacios verdes
en toda la Ciudad para que los porteños que se quedarán en la Ciudad,
que son la mayoría, puedan tener un verano decente.

Gráfico 8: Vacaciones en verano 2020 y verano 2021.

E. El acceso a los espacios verde también se ve limitado por la creciente

Otra cuestión a resolver para un efectivo acceso a los espacios verdes, es la
seguridad. Además de pocos, inequitativamente distribuidos, los parques de
la Ciudad son inseguros. Por lo que en buena parte del día no están
disponibles para los porteños. Según nuestra investigación el 81% de los
porteños prefiere no ir de noche a un parque por que se siente inseguro
(Gráfico 9).
Esto cobra especial relevancia pensando en cómo será el verano en la
Ciudad. Las temperaturas de esa estación vuelven propicios a los parques
para ser usados de noche. Pero de ser inseguros, los porteños desistirían de
esta opción y se quedarían en sus casas. Lo cual tendría como externalidad
negativa un uso aún más intensivo de la energía eléctrica, dada la gran
cantidad de vecinos que se quedarán en la Ciudad.


Gráfico 10: Ir a un parque de noche

F. Conclusiones

Como insistimos en cada entrega de este informe, el objetivo del
Observatorio es generar información estadística sobre distintas
problemáticas que afectan a la Ciudad de Buenos Aires. En base a
información generada por nuestros estudios e información pública quisimos
dar cuenta de una falencia histórica de la Ciudad de Buenos Aires: la falta
de parques y espacios verdes.
El esparcimiento y el aire libre y limpio son cuestiones fundamentales para la
calidad de vida en una Ciudad. A su vez, con las medidas de
distanciamiento los espacios abiertos y públicos se potenciaron como
lugares de encuentro. Esta tendencia lejos de disminuir crecerá en los
próximos meses. Principalmente por que la mayor parte de los porteños no
se irá de vacaciones este año.
Estos datos son insumos a disposición para pensar el verano que se aproxima
y la Ciudad que se viene, con espacios verdes, de calidad, accesibles y
seguros para los porteños.

Ficha técnica

Metodología

Representación sociodemográfica

  • El cuarto informe de “Índice de Calidad de Vida durante la crisis del COVID-19 en CABA” del observatorio Gente en Movimiento se hizo en base a una encuesta probabilística, estratificada según, tamaño de población, sexo, edad y nivel educativo
  • La representación en base a estas variables se hace según los dispuesto por la literatura especializada en opinión pública y análisis estadístico. Estas son variables objetivas y que conocemos sus valores para el total del universo a estudiar. Esto nos permitió crear una muestra representativa de 600, quedando así un margen de error de 4%
  • A continuación, un cuadro descriptivo de la distribución según variables socio demográficos de los casos del estudio

Representación territorial

  • Sumado a los criterios sociodemográficos de representación, el estudio sumó un criterio territorial. Esto para tener una representación equilibrada de la ciudad y evitar sesgos geográficos hacia sectores con mayor acceso a teléfonos fijos o con mayor propensión a atenderlos.
  • Esto toma especial importancia en la Ciudad de Buenos Aires donde la penetración de telefonía fija e internet varía entre las distintas comunas. Para evitar este problema se establecieron cuotas representativas según el peso demográfico de cada uno de estos sectores. A continuación, un cuadro descriptivo de la distribución geográfica de los casos.
  • A continuación, un mapa que grafica la división geográfica utilizadapara realizar esta muestra

Herramienta utilizada

  • Para recolectar la información se uso como instrumento el Interactive Voice Response (IVR). Dado el contexto de distanciamiento social y al ser la Ciudad de Buenos Aires el distrito con mayor penetración telefónica, este instrumento de recolección resulta adecuado y representativo para los objetivos de este estudio.

El cuestionario

El cuestionario de este trabajo de campo estaba compuesto por 23
preguntas cerradas, con opciones de respuesta exhaustivas y excluyentes.
De estas 23 preguntas, 3 corresponden a las variables sociodemográficas
(Sexo, Edad y Nivel Educativo), la información de 7 de ellas fue utilizadas
para este informe, y el resto están siendo analizadas para futuros reportes.