El “Informe de Seguridad Ciudadana” fue elaborado por un equipo multidisciplinario de profesionales del observatorio Gente en Movimiento.

Este centro de estudios tiene como fin estudiar distintas problemáticas de la Ciudad de Buenos Aires, con el objetivo de pensar y planificar políticas públicas efectivas y con impacto real.

Informe II – Seguridad Ciudadana en CABA

El Observatorio viene desarrollando una serie de investigaciones con el objetivo de elaborar diagnósticos precisos de las distintas problemáticas de la Ciudad de Buenos Aires.

La inseguridad es una de las principales preocupaciones ciudadanas. Se expresa tanto en estudios de opinión pública como en los debates políticos. Como toda problemática social, para ser solucionada mediante una política pública efectiva requiere de información fidedigna.

La (in)seguridad en las grandes urbes en general, y en la Ciudad de Buenos Aires en particular, es una problemática atravesada por distintas aristas: policiales, sociales, judiciales, urbanísticas, entre otras. A su vez, dada la fuerte preocupación ciudadana que suscita esta cuestión, las pasiones, más que la información fidedigna, toman el debate.

Esta combinación entre una problemática compleja y la carencia de diagnósticos objetivos nos impulsaron a comenzar a estudiar desde el observatorio la seguridad de los porteños. El objetivo de este, como del resto de los estudios de la institución, es aportar elementos para planificar políticas públicas efectivas que solucionen el problema.

Este informe busca complementar la información vertida en el primer informe de Seguridad Ciudadana del mes de agosto. A su vez, toma ciertos indicadores de calidad de vida general utilizados en los “Índices de Calidad de Vida”. La combinación de ambos informes busca dar cuenta del impacto que tiene la inseguridad en el bienestar y calidad de vida de los porteños.

Esta segunda entrega del informe de Seguridad Ciudadana en CABA tiene tres grandes bloques. El primero, donde repasaremos ciertos indicadores generales de calidad de vida. Un segundo bloque, donde en un intento de explicar el por qué en la merma en los indicadores de calidad de vida, analizaremos ciertos indicadores que dan cuenta de la situación de la inseguridad en la Ciudad de Buenos Aires. En el tercer apartado, se indaga sobre cómo la ciudadanía percibe a la Policía de la Ciudad y sobre la incorporación de nuevas herramientas de trabajo por parte de la fuerza.

A. Calidad de vida en la Ciudad de Buenos Aires

Como venimos señalando en cada informe, el objetivo del Observatorio es generar información estadística para realizar políticas en la Ciudad que mejoren la calidad de vida. Por eso, también creemos necesario generar macro indicadores que sirvan para medir continuamente el nivel general de calidad de vida.

En esta oportunidad presentamos dos indicadores, que creemos necesarios continuar a lo largo del tiempo para tener una mirada general sobre el nivel de vida en la Ciudad.

El primero es el porcentaje de porteños que si pudieran se irían a vivir a otra ciudad. Como podemos ver en el Gráfico 1, casi la mitad de los porteños (el 44%) se irían de la Ciudad. Si vemos la evolución desde el mes de julio (Gráfico 2) y teniendo en cuenta el margen de error de ambos estudios (4%) la cantidad de porteños que si pudieran se irían de la Ciudad se mantiene y casi llega a la mitad de la población.

El hecho de que se mantengan los valores es un indicador en si mismo. En el mes de julio se podría haber pensado que ese porcentaje estaba “contaminado” o “inflado”, por el hecho de que había en aquel entonces mayores restricciones, por las medidas sanitarias de aislamiento. Hoy en día con una mayor cantidad de actividades recreativas y laborales habilitadas, el porcentaje de porteños deseosos de partir se mantiene. Esto nos puede indicar que el descontento con la vida en la Ciudad de Buenos Aires trasciende a la coyuntura y responde a falencias estructurales de la Ciudad de Buenos Aires.

Esto mismo se corrobora observando el segundo indicador de calidad de vida. El 45% de los porteños sostiene que, en términos generales, la calidad de vida en la Ciudad de Buenos Aires empeoró con respecto al año pasado.

Tan solo un 12% sostiene que mejoró (Gráfico 3). Por otra parte, tenemos que los jóvenes están aún más disconformes con la calidad de vida en la Ciudad. Como vemos en el Gráfico 4, mientras que entre los mayores de 55 años el 33% sostiene que la calidad de vida empeoró con respecto al año pasado, entre los jóvenes de 16 a 35 años este guarismo asciende al 56%.

B. Prestarle atención a la inseguridad para entender la merma en la calidad de vida

El Observatorio tiene como objetivo primigenio dar cuenta de los distintos aspectos que hacen a la calidad de vida en la Ciudad de Buenos Aires. Si bien existen ciertos aspectos que son estructurales a la vida en la Ciudad que influyen en la calidad de vida, otros toman mayor o menor relevancia de acuerdo con la coyuntura.

Los cambios abruptos, producto de las crisis sanitarias y económicas provocadas por la pandemia del COVID-19, hicieron que ciertos temas tomen relevancia muy rápidamente. Estos normalmente no son aspectos de la Ciudad que estaban resueltos, sino que existían falencias, pero las distintas crisis los expusieron.

Como vemos en el gráfico 5, la seguridad tomó una mayor relevancia en las prioridades de los porteños. En el mes de abril, tan solo el 7% de los porteños señalaba que la inseguridad debía ser la prioridad. Hoy, ese guarismo llega el 29%, convirtiéndose en la principal prioridad para los porteños.

Como veremos en el siguiente apartado hoy en día las cifras de la inseguridad oficiales no revelan esta situación. Por lo cual, no hay hoy herramientas estadísticas públicas para planificar políticas y hacerle frente a este flagelo.

C. La inseguridad crece y las estadísticas públicas no lo muestran

Como ya mencionamos en nuestro primer informe de Seguridad Ciudadana, la inseguridad en la Ciudad de Buenos crece y este fenómeno no es captado por las estadísticas oficiales. Los últimos datos oficiales son de 2019. A su vez, como mencionamos en ese mismo informe, las estadísticas oficiales no pintarían por completo el panorama por un fuerte sub-registro del delito. De acuerdo con nuestras estadísticas alrededor de 1 de cada 3 delitos no fueron denunciados en el último año1.

Esto se condice con los hallazgos de esta nueva ronda de campo. Actualmente, 1 de cada 2 porteños sostienen que la inseguridad ha empeorado en los últimos tres meses. Esto se repitió tanto en la ronda de campo de septiembre y la reciente de octubre (Gráfico 6).

La importancia de los números públicos y oficiales es que son los que la ciudadanía y los centros de estudios tenemos para planificar políticas públicas. Los números oficiales de 2019 mostraron mejoras con respecto a 2018, pero ahora estamos en claro declive que las estadísticas oficiales no estarían mostrando. Desde el Observatorio buscamos aportar evidencia que supla, en cierta medida, estas falencias y que aporten herramientas para frenar la ola de inseguridad.

D. La inseguridad limita el acceso a los espacios públicos

En esta ronda de investigación, buscamos adelantarnos a los meses del verano y tener un panorama claro de cuántos porteños se quedarían en la Ciudad de Buenos Aires. Los resultados son llamativos: el 65% de los porteños no se irán de vacaciones este año (Gráfico 7). Esto intensificará aún más el uso de espacios verdes en la Ciudad de Buenos Aires.

El problema con esto es que la inseguridad también es un impedimento para el uso de los espacios verdes. Según nuestra investigación el 81% de los porteños prefiere no ir de noche a un parque por que se siente inseguro (Gráfico 8). Esta es solo una manera de graficar cómo afecta la inseguridad a la calidad de vida y cómo la seguirá afectando si no hay cambios en el corto plazo. La seguridad no implica tan solo el delito en si, si no todas las actividades que dejan de hacer los ciudadanos para no ser víctimas. Al malestar que genera en la sociedad el hecho de no poder irse de vacaciones, se le agrega que deben quedarse en una Ciudad en el que no puedan usar pleno uso de sus espacios públicos y recreativos.

E. Qué fuerzas de seguridad necesita la Ciudad

Como mencionamos en la introducción, el debate entorno a la inseguridad suele estar cooptado más por las pasiones que por la evidencia empírica. Es

por esto, que las políticas de seguridad suelen ser reactivas a la coyuntura. Es decir, que contrariamente a existir una planificación consistente de políticas públicas las autoridades suelen reaccionar ante hechos trágicos con respuestas rápidas. Estas pueden calmar las ansias del momento, pero difícilmente solucionen los problemas de fondo.

Está lógica reactiva de las políticas de seguridad se ve en que suele equipararse mayor seguridad con más policías. Hoy, la Ciudad de Buenos Aires tiene 650 uniformados cada 100 mil habitantes, más del doble de lo recomendado por la ONU y siendo así una de las capitales de Latinoamérica con mayor cantidad de uniformados por habitante.

Sin embargo, como vimos en este estudio los porteños hoy no se sienten seguros. Esto puede estar relacionado con otra cuestión que suele ser menos tratada en la agenda pública: el entrenamiento que se le da a nuestros uniformados. Según nuestros datos, el 58% de los porteños cree que la Policía de la Ciudad no está correctamente entrenada para hacerle frente a la inseguridad (Gráfico 9).

Otro dato llamativo es que el 75% de los porteños estarían a favor de que las Policía de la Ciudad pueda usar pistolas taser o eléctricas (Gráfico 10). Este tipo de armas no letales se utilizan en más de 100 países. El reciente asesinato del policía Roldán en la Ciudad de Buenos Aires reactivó el debate sobre la necesidad de incorporarlas. El problema con este tipo de debates, que como dijimos son reactivos a la coyuntura, es que suelen simplificar las problemáticas. Se discutió si era necesario o no incorporarlas, pero no que tipo de entrenamiento era necesario, todo esto en un contexto en el que la ciudadanía no percibe que los policías están correctamente entrenados. En este sentido una incorporación de este tipo de herramientas tiene que venir acompañado de un entrenamiento profesional de las Fuerzas de Seguridad, para que puedan estar mejor equipados y sepan usar correctamente su equipamiento para hacerle frente a la inseguridad.

F. Conclusiones

Cuando desde el observatorio medimos por primera vez el porcentaje de los porteños que deseaban irse de la Ciudad, planteamos la posibilidad de que el alto porcentaje esté influenciado por la situación epidemiológica y las consecuentes medidas de aislamiento. Hoy, con el foco del coronavirus puesto en el resto del país y con las medidas de aislamientos flexibilizadas, podemos inferir que el descontento de los habitantes con la calidad de vida en la Ciudad no responde al coronavirus sino a aspectos preexistentes.

En los distintos informes generamos información para indagar que factores determinan este descontento. Como vimos a lo largo del trabajo la preocupación por la inseguridad viene afectando cada vez más la calidad de vida en la Ciudad de Buenos Aires.

De este análisis surgieron tres cuestiones complementarias. Por un lado, tenemos que las políticas de seguridad hoy no tienen brújula. Los números públicos muestran una situación vieja. Como venimos señalando en el Observatorio la inseguridad está creciendo. Por otro lado, es importante comenzar a poner el foco en los efectos de la seguridad. La seguridad no es solo la experiencia traumática que implica ser víctima de un hecho de inseguridad. Existe toda una trama de actividades que los ciudadanos dejan de hacer para evitar ser víctimas de delitos. Entre ellos está el uso de los parques y espacios público. Tenemos, entonces, una seguridad encubierta por la falta de números públicos actuales y por todo lo que dejan de hacer los ciudadanos para evitar ser víctimas de delitos. Por último, está la pregunta sobre cómo se resuelve la inseguridad. Existe una deuda pendiente de dar a los policía un equipamiento adecuado y un entrenamiento profesional para que sepan cómo utilizarlo.

Ficha técnica

Metodología

Representación sociodemográfica • El segundo Informe de “Seguridad Ciudadana en CABA” del Observatorio Gente en Movimiento se hizo en base a una encuesta probabilística, estratificada según, tamaño de población, sexo, edad y nivel educativo. • La representación en base a estas variables se hace según los dispuesto por la literatura especializada en opinión pública y análisis estadístico. Estas son variables objetivas y que conocemos sus valores para el total del universo a estudiar. Esto nos permitió crear una muestra representativa de 600, quedando así un margen de error de 4%. • A continuación, un cuadro descriptivo de la distribución según variables socio demográficos de los casos del estudio

Representación territorial

• Sumado a los criterios sociodemográficos de representación, el estudio sumó un criterio territorial. Esto para tener una representación equilibrada de la ciudad y evitar sesgos geográficos hacia sectores
con mayor acceso a teléfonos fijos o con mayor propensión a atenderlos. • Esto toma especial importancia en la Ciudad de Buenos Aires donde la penetración de telefonía fija e internet varía entre las distintas comunas. Para evitar este problema se establecieron cuotas representativas según el peso demográfico de cada uno de estos sectores. A continuación, un cuadro descriptivo de la distribución geográfica de los casos.

• A continuación, un mapa que grafica la división geográfica utilizada para realizar esta muestra

Herramienta utilizada

• Para recolectar la información se uso como instrumento el Interactive Voice Response (IVR). Dado el contexto de distanciamiento social y al ser la Ciudad de Buenos Aires el distrito con mayor penetración telefónica, este instrumento de recolección resulta adecuado y representativo para los objetivos de este estudio.

El cuestionario

El cuestionario de este trabajo de campo estaba compuesto por 23 preguntas cerradas, con opciones de respuesta exhaustivas y excluyentes. De estas 23 preguntas, 3 corresponden a las variables sociodemográficas (Sexo, Edad y Nivel Educativo), la información de 9 de ellas fue utilizadas para este informe, y el resto están siendo analizadas para futuros reportes.

1 “Informe I -Seguridad Ciudadana en CABA”. Observatorio Gente en Movimiento. Agosto 2020, Buenos Aires, Argentina