Imagen: Sandra Cartasso

El auditor general de la Ciudad de Buenos Aires, Facundo del Gaiso, sostuvo que desde el Ministerio de Educación de la Ciudad jamás se mostró interés para construir la escuela que corresponde en los terrenos en los que se está edificando el microestadio de Atlanta.

–¿Cómo llega a investigar la construcción del microestadio en Atlanta y la escuela que nunca se construyó?

–En 2014, 2015 me llegan comentarios por vecinos y me pongo a ver la ley que en ese momento estaba vigente, la del 2012, que planteaba que tenía que haber en ese lugar 2500 metros cuadrado para que el Ministerio de Educación construya una escuela inicial. Presento un amparo en función de auditor, para que se cumpla la ley y la construcción de la escuela. Después había situaciones en las que estaban involucrados funcionarios del gobierno macrista de ese momento, especialmente el ingeniero Ibáñez, la empresa Lugones Center, Miguel Mancini con vinculaciones con el Banco Ciudad. La forma en que consiguieron un préstamo en tiempo récord, una empresa fabricada en el momento como Lugones Center para ese emprendimiento. 

–¿Cuándo presenta el recurso amparo?

–En 2015, porque asumo en 2014 como auditor. El juez Pablo Mántaraz dijo que había dos planos sobre la construcción, mientras el microestadio había avanzado hasta cierto punto con la plata del Banco Ciudad y después hubo un abandono de la obra y se fugaron con la plata. Fue una estafa que hizo Mancini, que involucraba también a Rubén Alza, el número dos de Ibáñez, como funcionario de la Agencia de Control Gubernamental. La obra se paró por una cuestión de plata, no por una legal. Mancini y sus secuaces se robaron la plata. La construcción del microestadio Atlanta generaba un enorme pasivo en el Banco Ciudad porque en ese momento era muchísima plata como deudor incobrable. Lugones Center tenía inscripto en la Anses la totalidad de un empleado. Y lo que fue llamativo es cómo consiguieron un préstamo en tiempo récord como sociedad.

–Otro tema que presenta dudas es el de las cocheras.

–El microestadio no tiene cocheras porque no se puede construir subsuelos en esa zona. Vamos a tener 16 mil personas que van a acceder con sus autos, es decir, seis o siete mil autos cada tres días en una zona barrial como Villa Crespo. Un impacto terrible. Va a haber un problema enorme y cada recital tendrá una presentación judicial.

–El juez intimó al Gobierno de la Ciudad por la construcción de la escuela pero nunca hubo respuesta.

–La última respuesta que tuvo del Ministerio de Educación fue que la ley de 2012 no estipulaba plazos de cuándo hacer la escuela. En principio el juez pidió planos, el proyecto, la ubicación, Educación no contestó nunca, y la última fue una salida jurídica en torno a que la ley estipulaba que había que construir la escuela, pero no estipulaba cuándo.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/165072-la-ciudad-no-mostro-interes-en-la-escuela