La legisladora oficialista Paula Villalba, presidenta de la comisión de Presupuesto, fue la primera en tomar la palabra y destacó que se trata de un presupuesto “cumplible, con déficit cero y que por segundo año consecutivo mantiene el equilibrio fiscal”. 

También explicó que “se continuará con el plan de reducción del impuesto a los Ingresos Brutos, el más regresivo de la estructura fiscal de la Ciudad”, en el marco de la política fiscal acordada con el Gobierno nacional.

Para el legislador del FIT, Gabriel Solano, el presupuesto está “armado sobre la base de ajuste al pueblo y sobre la base del beneficio de contratistas del Estado, como Caputo y Roggio”.

Por su parte, desde otro sector de la izquierda, Patricio del Corro, del PTS, manifestó el repudio al presupuesto y aseguró que harán responsable al gobierno porteño “por los costos que va a tener”.

Desde el bloque de Evolución, el legislador Juan Nosiglia justificó la abstención de su espacio al sostener que “el esfuerzo que se le pide a los vecinos no es acompañado por el gobierno”. 

En ese sentido, hizo hincapié en el “aumento exponencial de deuda pública”, y señaló además, la oposición de su espacio al aumento del “38 por ciento en la tasa de ABL”.

A su turno, la presidenta del Bloque Peronista, María Rosa Muiños, fundamentó el voto en contra de su sector al sostener que “en el presupuesto 2019 hay bases que no son sólidas”. 

“La más importante es la inflación que es la que define todos los cálculos posteriores. El cálculo previsto del 26 por ciento es nuevamente una expresión de deseo, sólo es realizable en un contexto de parálisis grave de la economía y en escenarios de deflación. Si ese cálculo se tomó para los recursos, salvo excepciones como el ABL, con esta perspectiva transitaremos un año donde va a haber más ampliaciones presupuestarias y anomalías”, agregó Muiños.

En ese sentido, subrayó que la ciudad “cuenta con potencial económico y productivo”, pero se preguntó “de qué sirve eso si el desempleo y la desocupación es una problemática que atraviesa a una quinta parte de la población de la Ciudad”.

Marcelo Depierro, que también se abstuvo, aseguró que su postura frente al presupuesto “es un llamado de atención”, y recordó que se le pidieron a la Legislatura “cuatro ampliaciones presupuestarias”, tras lo que agregó: “Con los parámetros actuales y a este ritmo vamos a tener una ampliación presupuestaria por mes”.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/158898-cruces-y-criticas