A partir del segundo semestre de este año, el gobierno porteño pretende que se aplique el Nuevo Sistema de Estacionamiento Ordenado, que se viene frenando desde el 2016 por una medida judicial.

Para Gustavo Desplats, de Proto Comuna Caballito, la Ley 5728 no sólo es ilegal sino que además no viene a ordenar sino a recaudar. “Acá hay un negociado, porque el gobierno plantea que el fin de este nuevo sistema es el ordenamiento del tránsito en la ciudad pero es una falacia. Este no es el único sistema para ordenar el estacionamiento, en Montevideo o Río de Janeiro hay otros que son más comunitarios. Acá el negocio está vinculado al beneficio de solo una o dos empresas”, agrega.

Este nuevo sistema contendría alrededor de 2 mil terminales multipropósito, 5 zonas de acarreo con 9 playas, 116 grúas que operarán en toda la Ciudad y una aplicación que informará al usuario que su auto fue removido. El horario de estacionamiento será de 8 a 20 los días hábiles y de 8 a 13 los sábados. 

El acarreo subió en el año un 27 por ciento. Pasó de costar 750 pesos a 950, a lo que hay que sumarle la multa por mal estacionamiento que es de 1300. El valor se duplica para los que obstruyen una rampa de discapacitados, una parada de colectivos o una ciclovía.