El Ecoparque, un limbo porteño

El anunciado Master Plan para reconvertir el paseo nunca fue aprobado, aunque el gobierno porteño presiona para lograr la privatización de los edificios históricos de los animales. Las organizaciones ambientalistas advierten sobre la improvisación en el manejo del área.


Sin plan para el futuro, el ex Zoológico se vacía de animales, pero duplica el personal . Publicado en Pagina 12 el 07 de Abril de 2018.

El Ecoparque anunciado con bombos y platillos por el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires hace casi dos años parece haber entrado en una especie de limbo. El Master Plan que tiene como objetivo abrir este espacio en forma definitiva para el 2023 ni siquiera fue aprobado. Pero ya ingresó a la Legislatura el proyecto de ley por el cual se pretende concesionar por 20 años los edificios históricos que están en el predio. Aunque hay menos animales porque ya empezaron a ser trasladados, hay cada vez más empleados en el lugar.

En los últimos dos años, en Ecoparque se duplicó el personal que dejó la concesión del Zoo, mientras que se redujo a la mitad la cantidad de animales. Según las diferentes organizaciones consultadas, el incremento de empleados tiene que ver con amiguismos políticos y no con especialistas en el tema.

La licitación de los edificios es el tema que hoy coloca al proyecto Ecoparque nuevamente en el ojo de la tormenta. Desde la comisión que se creó para seguir la transformación del Zoo, señalaron que se pretende apurar la concesión de los edificios cuando todavía no se sabe el valor que pueden llegar a tener porque es un espacio que está cerrado al público y que recién se va a abrir en forma definitiva en el 2023. 

El titular de la comisión, Marcelo Depierro, remarcó: “Nada de lo que está haciendo el gobierno porteño tiene sentido porque el Master Plan no está aprobado, porque pretenden licitar los edificios que recién se empezarían a usar en el 2023 y porque comenzaron a trasladar animales cuando todavía no saben qué van a hacer con el espacio”.

En el mismo sentido, el ex legislador por el Partido Socialista Auténtico Adrián Camps aseguró en diálogo con PáginaI12 que el Ecoparque “está en una etapa de transición no se sabe a qué”.

Sin embargo, explicó que desde el oficialismo siempre se impone el criterio comercial a la hora de la gestión y por eso apuntan al negocio de los edificios que están en el predio. “Los quieren concesionar, lo que es un verdadero absurdo porque todavía el traslado de los animales está muy verde”.

“Llama la atención que mientras se está desarrollando este proceso hacen una ley para concesionar los edificios para explotaciones privadas. Otorgar concesiones de una cierta cantidad de años para poner ahí emprendimientos, confiterías, restaurantes. Creo que en algunos casos se justifica, la confitería del Águila, algún restaurante o algunos que están relacionados con la propia actividad del parque que en algún momento va a ser visitado, hay sectores que se van a abrir al servicio público de forma gratuita, algún servicio se va a prestar, pero no los recintos de los animales cuando están los animales adentro”, enfatizó Camps.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *